Home El Pais Pyme Contact El Pais Pyme QUIÉNES SOMOS I EDITORIALES I CARACTERIZACIÓN DE LAS REGIONES I PROYECTOS
Search El Pais Pyme
El Pais Pyme
Martes 21 de Agosto de 2018
Newsletter El Pais Pyme

Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme

 Publicidad El Pais Pyme

23/07/2018

HAY QUE PASAR EL SEGUNDO SEMESTRE

En el mes de Junio se cumplieron 59 años, 29 de Junio de 1959, de la frase: “Hay que pasar el invierno", pronunciada por Álvaro Alsogaray, el flamante ministro de Economía del presidente Arturo Frondizi,  un radical que se desprende de la UCR para formar la UCRI, desde donde impulsó los principios del liberalismo en la Argentina a partir del pensamiento de figuras notables como Rogelio Frigerio y su equipo todos de orientación desarrollista y partidarios de la aplicación de políticas monetarias y crediticias expansivas. 

Previamente, el 29 de diciembre de 1958, a pocos meses de asumir la presidencia, Frondizi anunció el lanzamiento de un “Plan de Estabilización y Desarrollo Económico” apoyado desde el exterior (FMI), convocando inesperadamente al país al sacrificio y a respaldar un plan tendiente a reordenar la economía nacional y sentar las bases de su futuro desarrollo.

Tenemos que recordar, recurriendo a páginas de historia argentina y artículos publicados en internet que, como Ministro de Hacienda, Álvaro Alsogaray viajó a los Estados Unidos para acordar la llegada del general del ejército estadounidense Thomas Larkin a la Argentina, Así surgió el denominado “Plan Larkin”, que consistía en abandonar el 32% de las vías férreas existentes, despedir a 70.000 empleados ferroviarios, y reducir a chatarra todas las locomotoras a vapor, al igual que 70.000 vagones y 3.000 coches. El presidente Frondizi aceptó el Plan Larkin, que era avalado por el Banco Mundial. Así se inicia la masiva radiación de locomotoras a vapor y una larga serie de cancelaciones y levantamiento de vías. Una prolongada huelga ferroviaria logró detener en parte este desguace de EFEA.

Alsogaray, ideológicamente, no estaba consustanciado ni comprometido con las políticas de desarrollo impulsadas por Rogelio Frigerio, ni con el programa de estabilización. En realidad, el equipo de desarrollistas nunca alcanzó a diseñar con precisión y solidez los aspectos técnicos y financieros de esos planes de desarrollo, lo cual trajo como consecuencia un desorden de iniciativas impulsadas por las provincias y el gobierno nacional sin ningún tipo de coordinación, superponiendo esfuerzos e inversiones no planificadas.

En consecuencia, las medidas crediticias, salariales, tarifarias, monetarias y de gasto pública, de carácter expansivo y financiadas mediante líneas de redescuento del Banco Central y el Banco de Crédito Industrial, produjeron un virtual descalabro económico, con un monumental déficit fiscal y un rebrote inflacionario.

Ahora el mensaje es otro, pero el “fondo” es el mismo. “Hay que pasar el segundo semestre”. Esto se desprende de la conferencia de prensa, donde el Presidente no quiso, no supo o no pudo explicar cómo reducirá la inflación diez puntos para el año próximo, cómo generará más empleo, cómo hará para reactivar el consumo, aumentar las exportaciones, entre otros graves problemas que padecemos todos los argentinos. Ratificó el ajuste tarifario, volvió a recurrir a la historia reciente de gobiernos anteriores y estuvo a punto de “mirar para otro lado como perro que tumbó la olla”.

Ratificó el ajuste tarifario, lo cual nos hace predecir que estaremos mucho peor, que el país no crecerá o lo hará no más allá del 1% y dejó en claro que no tiene un diagnóstico preciso de la situación de las economías regionales y de las pymes de las provincias periféricas. 

Se vienen meses duros, muy duros para las pymes, para la gente y para el país. La reunión del G 20, no hace sino ratificar el rumbo económico y encolumnarse detrás de los dictados del FMI, de los Estados Unidos y los organismos financieros internacionales. Más ajuste, más aumentos tarifarios, inestabilidad cambiaria, inflación y paralización de obras serán los temas que preocuparán aún más a los argentinos.

El mensaje presidencial es que el futuro será mejor, que se derramará “maná” sobre nuestro país, y volveremos a crecer. 
Una última reflexión: espero esta vez el maná no sea como el pan enviado por Dios a un pueblo que deambuló por el desierto durante 40 años como lo hizo el pueblo israelita.

Compartí esta noticia

 

 

 

 

 

Publicar El Pais Pyme
INFORMACION DE MERCADOS
 DIVISAS
  Compra Venta
  Dólar: 29,470 30,470
  Euro: 33,800 33,570
  Real: 7,33 7,90
  Fuente: Ámbito Financiero
  INFORMACION GENERAL DE
  MERCADOS