Home El Pais Pyme Contact El Pais Pyme QUIÉNES SOMOS I EDITORIALES I CARACTERIZACIÓN DE LAS REGIONES I PROYECTOS
Search El Pais Pyme
El Pais Pyme
Miércoles 18 de Julio de 2018
Newsletter El Pais Pyme

Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme

 Publicidad El Pais Pyme

12/03/2018

RUIDOS DE RESQUEBRAJAMIENTO

La realidad suele superar cualquier pronóstico, deshace las expectativas más firmes y pone en su lugar a las especulaciones y elucubraciones. Esto es lo que le está pasando al gobierno nacional, para desesperación y ataque de nervios de Presidente y muchos de sus Ministros.

Las críticas a las políticas de gobierno realizadas por el Presidente de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo, poniendo en relieve el “firme avance de las importaciones y el alicaído consumo interno”, pronunciadas en el primer encuentro del año de la central fabril, pusieron muy nervioso  todo el equipo económico, más aun cuando siempre las políticas nacionales tuvieron como norte a las empresas fabriles argentinas. Pero la realidad es que se presenta hoy un muy complejo panorama económico que está afectando a casi todos los rubros del sector.

Si nos atenemos a las cifras oficiales, la industria creció en Enero 2,6%, pero ha sido la producción de insumos para la construcción, y de acero y aluminio, junto a la industria metalmecánica, los que impulsaron el alza del Estimador Mensual Industrial. Seis sectores de los doce que componen este indicador mostraron subas interanuales en ese mes, y otros tanto registraron caídas, según INDEC.

Este crecimiento desigual y muy lento infiere que para recuperar el producto industrial per cápita, el sector deberá crecer entre un 14 y un 23%, para alcanzar los valores del 2011. Si se cumplen los pronósticos la industria puede crecer este año entre un 2,5 y un 3% y esto no es suficiente, porque demoraríamos unos 4 años más en alcanzar esos valores y en ese lapso no pocas empresas quedarán en el camino. Cuando se crece poco y lento se reduce la capacidad de generar puestos de trabajo, se agranda el abismo tecnológico y los empresarios no invierten. Pura realidad.

Las inversiones no llegan. En el 2017 el nivel de inversiones ha sido del 15% del PBI, uno de los más bajos de Latinoamérica.  Para crecer nuevamente al ritmo de 6 o 7% anual, se requieren inversiones cercanas al 25% del PBI, lo cual indica lo lejos que estamos de esa meta. Las inversiones actuales en Argentina son financieras, pura especulación.

Es entonces que se deteriora la competitividad, se importa más insumos intermedios y se reducen las exportaciones. Un desequilibrio que no sabemos cómo se podrá resolver. Un verdadero problema que complejiza aún más la situación económica y financiera del país. Se requiere cada vez más de recursos externos para cubrir los déficit gemelos, pero el aumento de la tasa de interés en los Estados Unidos, pone en duda nuevas tomas de deuda. A ello se suma este nuevo “brote proteccionista” de Donald Trump que afectará sin dudas a nuestro alicaído comercio exterior. Cuando se desata una guerra comercial, los que pierden son los países más chicos respecto del tamaño de su economía, por la fuerte dependencia del contexto externo.

Es cierto que el sector industrial tiene deberes que cumplir, pero todas las empresas en el mundo se manejan con el criterio de maximizar sus ganancias y bajar sus costos para aumentar la competitividad. Esto el Presidente lo conoce porque su familia es de extracción puramente empresaria, no es un ambiente desconocido. Entonces no se debe reaccionar ante las críticas con enojos y diatribas. En política se dialoga, se negocia, se trata de conocer las dificultades para arribar a las soluciones.

Mientras tanto hay que poner atención a los reclamos sociales, porque el ruido comienza por abajo.

Las pymes del país necesitan que el gobierno alivie la pesada carga impositiva, porque de esa forma se puede invertir, se puede acceder a nuevas tecnologías, se crean puestos de trabajo sustentables, se exporta.

Los desequilibrios territoriales se han acentuado en estos años y cada vez más las regiones periféricas vemos como pocos se suben al tren del desarrollo y el progreso, mientras el resto miramos desde el lejano andén sin posibilidades de alcanzar aunque sea el furgón de cola.

Se escuchan ruidos de resquebrajamiento. Esperamos de todos los sectores que se alcancen los consensos mínimos para seguir adelante, pero con rectificaciones de política económica y financiera para que el país en su conjunto pueda crecer y progresar.

Mientras tanto seguimos esperando a que pase el próximo tren.

Compartí esta noticia

 

 

 

 

 

Publicar El Pais Pyme
INFORMACION DE MERCADOS
 DIVISAS
  Compra Venta
  Dólar: 27,000 28,000
  Euro: 32,270 34,070
  Real: 6,83 7,40
  Fuente: Ámbito Financiero
  INFORMACION GENERAL DE
  MERCADOS