Home El Pais Pyme Contact El Pais Pyme QUIÉNES SOMOS I EDITORIALES I CARACTERIZACIÓN DE LAS REGIONES I PROYECTOS
Search El Pais Pyme
El Pais Pyme
Lunes 14 de Octubre de 2019
Newsletter El Pais Pyme

Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme

 Publicidad El Pais Pyme

03/07/2019

EL ACUERDO DE MERCOSUR – UE

La firma del Acuerdo de integración comercial requiere un análisis meduloso en el contexto de la actual crisis. Es necesario poner el acento allí donde debe estar: en el cuidado y protección de nuestros sectores estratégicos para evitar la destrucción de lo que poco queda de nuestras industrias pymes. 

Este proceso que se reiniciara en el 2010 por la ex Presidenta Cristina Fernández, tuvo tropiezos y rechazos durante muchos años, especialmente de países como Francia, que protege fuertemente a sus sectores agrícolas y agroindustriales, a la vez de negarse reiteradamente, como bloque, a la rebaja de aranceles para sus mercados. Recordemos que el PBI de la UE, con sus 28 miembros, la ubica, en términos nominales, como la segunda economía del mundo detrás de EE.UU y según el poder adquisitivo detrás de China, con un valor que representa al 2018, el 22% de la economía global. Su moneda, el euro es la segunda moneda de reserva mundial detrás del dólar norteamericano.

Como proceso de integración comercial en primera instancia, seguido por procesos de integración industrial, cultural, tecnológica y finalmente aduanera y migratoria, se dará, si todo se encamina como corresponde, hacia un período gradual no menor de 15 años, tiempo necesario para equiparar las ventajas competitivas y comparativas de uno y otro bloque, especialmente teniendo en cuenta los tamaños de las economías, la alta competitividad de los productos industriales europeos y los subsidios que reciben sus sectores estratégicos. 

Esta fuerte asimetría requiere de políticas de estado que permitan a las pymes argentinas y del Mercosur, transformarse en empresas competitivas, con incorporación de tecnologías y costos de producción aceptables y no como sucede ahora que nos ahogan con impuestos, tarifas y costos logísticos que cierran las posibilidades de competir y crecer. Ni siquiera tenemos créditos, porque mientras la UE fija tasas por debajo del 1% anual, con tendencia a negativas, aquí las tasas vuelan hasta el 100% anual. Así no hay Acuerdo que valga.

Argentina tiene una economía cerrada, con una estructura industrial jaqueada por las políticas económicas y poco competitiva. Si no se corrige el rumbo no habrá integración posible, solo podemos convertirnos en un país con importaciones masivas, con un sector agrícola ganadero fuerte y con un mercado interno restrictivo por la escasa capacidad de consumo. 

 El PIB del bloque europeo “per cápita” fue de 37.800 dólares en 2017 comparado con los 59.495 en EEUU, 42.695 en Japón y 16.636 en China.  Nuestro PBI ha caído un 2,5% en el 2018 respecto al año anterior y es el más bajo desde el 2011.  El PBI per cápita, hoy es de U$S 11.500, también el valor más bajo desde el 2011. Son notorias entonces las asimetrías existentes que nos deben preocupar y ocupar a la hora de definir acuerdos como el presente.

No es un Tratado que es más amplio en su concepto. Se definen sectores, se establecen aranceles, se fijan plazos y preferencias arancelarias, con la prudencia y vigilancia de los sectores, para anteponer medidas de salvaguarda en caso de deterioro visible de las pymes industriales y otros sectores de nuestra economía doméstica.  Que el entusiasmo no oculte ni deje de lado nuestros propios intereses. No se trata de abrir nuestras fronteras a las importaciones masivas, debe ser un proceso de integración en condiciones de equidad que permita aumentar nuestro capital social, crecer y progresar con equidad.

Compartí esta noticia

 

 

 

 

 

Publicar El Pais Pyme
INFORMACION DE MERCADOS
 DIVISAS
  Compra Venta
  Dólar: 56,30 60,30
  Euro: 62,08 66,99
  Real: 13,79 16,07
  Fuente: Ámbito Financiero
  INFORMACION GENERAL DE
  MERCADOS