Home El Pais Pyme Contact El Pais Pyme QUIÉNES SOMOS I EDITORIALES I CARACTERIZACIÓN DE LAS REGIONES I PROYECTOS
Search El Pais Pyme
El Pais Pyme
Jueves 23 de Mayo de 2019
Newsletter El Pais Pyme

Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme

 Publicidad El Pais Pyme

18/02/2019

EL DEBER DE INFORMAR AL PUEBLO

En tiempos tan complejos desde lo político, de crisis profunda en lo económico y de fuerte deterioro del capital social, es importante volver a centrar los problemas tal cual son. El pueblo se informa a través de los medios escritos, radiales y principalmente televisivos, respondiendo casi todos ellos, a preferencias políticas reflejadas en sus tendencias editorialistas forjadas en intereses de grupos concentrados de poder, casi monopólicos en algunos casos. 

Es responsabilidad de esos medios definir su posición política, como hacen las grandes cadenas norteamericanas, quienes tienen preferencias por uno u otro candidato en tiempos eleccionarios y se definen lisa y llanamente sin desorientar a la audiencia con información tendenciosa, maliciosa y sesgada, aunque hay excepciones. La gente de esta forma sabrá a qué atenerse y evaluará la información con el filtro de estas definiciones y tendencias. 

Quiero recordar dos casos sobre el rol de la prensa, las instituciones democráticas y el rol del estado que en la década de los 70 convulsionaron el mundo político norteamericano. En 1970, los diarios New York Time y Washington Post, revelaron al público los famosos “Papeles del Pentágono” informe del Departamento de Defensa sobre el rol de los Estados Unidos en Vietnam, su intromisión y participación militar entre 1945 y 1967. Este informe se filtró a través de un funcionario del Pentágono que creía que los cuatro últimos gobiernos, habían cometido actos inconstitucionales en la guerra sur vietnamita y principalmente habían faltado a la verdad. 

Estos informes demostraban, entre miles de informaciones privilegiadas, que la administración del Presidente Johnson, sucesor de Kennedy, ”había mentido sistemáticamente, no solo al público sino también al Congreso, sobre un tema de interés nacional trascendente e importante”.

El gobierno norteamericano de la administración Nixon, en medio de fuertes controversias políticas y judiciales, intentó bloquear tanto las publicaciones del New York Time, como del Washington Post, asunto que se dirimió en el Tribunal Supremo en junio de 1972, quien falló a favor de la libertad de expresión. “la prensa está al servicio de los gobernados, no de los gobernantes”, es quizás el extracto de aquellos sucesos que influyeron en todo el mundo.

Sucediendo a estos problemas, Nixon se encontró enseguida con el “Caso Watergate”, un gran escándalo político  a raíz de un robo de documentos en el complejo de oficinas Watergate de Washington D. C., sede del Comité Nacional del Partido Demócrata de Estados Unidos, y el posterior intento de la administración Nixon de encubrir a los responsables. Como corolario de este caso, Nixon dimitió como Presidente en agosto de 1974. 

Vuelvo al tema central. La prensa debe ser por antonomasia, un servicio al pueblo y nunca un arma a favor de los gobernantes, porque de allí se generan los círculos viciosos entre poder, prensa y corrupción, porque sucede, como lo estamos viendo en el gobierno nacional, que el gobernante asume que él es el país y todos los demás los súbditos y vasallos que quedan varados en los pantanos de la miseria. La ética y el respeto a los principios republicanos deben ser la vara con que se miden los actos públicos y su difusión al pueblo. Tomemos el ejemplo de Tomas Moro al momento de ser decapitado por orden de Enrique VIII: “Muero siendo el buen servidor del Rey, pero de Dios primero”.

Compartí esta noticia

 

 

 

 

 

Publicar El Pais Pyme
INFORMACION DE MERCADOS
 DIVISAS
  Compra Venta
  Dólar: 43,85 46,05
  Euro: 49,80 52,58
  Real: 10,32 11,42
  Fuente: Ámbito Financiero
  INFORMACION GENERAL DE
  MERCADOS