Home El Pais Pyme Contact El Pais Pyme QUIÉNES SOMOS I EDITORIALES I CARACTERIZACIÓN DE LAS REGIONES I PROYECTOS
Search El Pais Pyme
El Pais Pyme
Sábado 16 de Noviembre de 2019
Newsletter El Pais Pyme

Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme

CARTAS DEL LECTOR

23/03/2010

Una crisis innecesaria

La opción ?uso de reservas ya o default? es falsa. No existen vencimientos significativos de la deuda en los próximos meses, el ministro de economía de la Nación termina de asegurar que el segundo canje de deuda va a concluir con éxito en menos de tres meses y los ingresos fiscales de este ano, de la mano de la recuperación de la economía, la cosecha de la soja y la inflación, van a crecer más del 25% respecto a 2009. Así, estos últimos tres meses, donde la incertidumbre y la desconfianza de los agentes económicos estuvieron más presentes que nunca, pudieron haberse evitado.

Al igual que durante el conflicto con el campo en 2008, donde la obstinación y la irracionalidad nos hicieron desaprovechar un contexto internacional inmejorable, hoy estamos frente a la posibilidad de repetir el mismo error. La recuperación de la economía mundial, con sus altibajos, es un hecho. Los dos países más determinantes para nuestro comercio exterior, China y Brasil, van a liderar ese proceso de crecimiento de la economía global.

El viento a favor del contexto internacional para nuestro país vuelve a soplar con fuerza y la Argentina está enfrascada en una disputa estéril. El cronograma de vencimientos de nuestras obligaciones nos daba tiempo más que suficiente para discutir distintas alternativas de financiamiento ?incluyendo el eventual uso de reservas- en el Congreso Nacional, el único ámbito de debate apropiado para dirimir este tipo de cuestiones.

Se opto por imponer no uno, sino dos decretos de necesidad y urgencia (DNU), sin poder explicar en ningún caso cuál era la ?necesidad? y por donde pasaba la ?urgencia?. Si bien es cierto que el Presupuesto autorizaba al Poder Ejecutivo a honrar los vencimientos de deuda con nuevos créditos, no es menos cierto que los mercados financieros se encuentran cerrados para nuestro país. No obstante, es útil recordar que la tasa de interés ?usurera? que el Gobierno utiliza como excusa para echar mano de las reservas, es muy similar a la que se pagó en su momento por los créditos que nos facilitó Venezuela por nuestra amistad con Chávez, mucho antes de la crisis financiera internacional y cuando la Argentina crecía todavía a ?tasas chinas?. Asimismo, ese costo del crédito es el que tienen que pagar en la actualidad las provincias, por préstamos a cortísimo plazo, y nadie desde la Nación se escandaliza por este hecho.

También es importante senalar, que las complicaciones que tenemos para acceder al mercado voluntario de deuda no son producto de la crisis internacional, como esgrimen los funcionarios de la actual administración. Nuestras dificultades no son compartidas por el resto de los países de la región.

Brasil, Chile, Uruguay, Colombia, Perú, y prácticamente todo el resto de las naciones vecinas, gracias a la extrema liquidez que existe hoy en el mercado (con tasas de interés en los niveles más bajos que se recuerden), acceden a crédito barato y abundante. Nuestro caso no es producto del ?animo destituyente? del resto del mundo ni de un complot internacional para castigarnos. Simplemente es la consecuencia de la desconfianza que provoca un país cada vez más apartado del mundo y percibido en forma creciente como poco confiable y desapegado a las normas republicanas.

La crisis fiscal (maquillada por ahora con la utilización de recursos extraordinarios, como el ahorro de los jubilados o las utilidades no realizadas del Banco Central), el fenómeno inflacionario, el manipuleo de las estadísticas oficiales, la tensión social, la distorsión de precios relativos, el conflicto permanente entre el Ejecutivo y los restantes poderes, también contribuyen a este aislamiento. No alcanza entonces con usar las reservas para resolver nuestros problemas. Si no los atacamos de raíz, muy pronto vamos a despertarnos con la noticia de otro manotazo porque la ?necesidad y la urgencia? así lo determinan.

Es imprescindible llevar adelante una discusión abierta y transparente del presupuesto, ya que el que rige actualmente perdió toda razón de ser. El presupuesto votado ?a libro cerrado? por los anteriores representantes del Congreso, es un presupuesto del ajuste, ya que plantea una caída en términos reales del gasto público. Se proyectó en esa ley un crecimiento del gasto del 12%, cuando la inflación va a superar con creces el 20% durante el corriente ano. Por otra parte, por lo menos una tercera parte de las transferencias al sector privado previstas para 2010, benefician claramente a los sectores más ricos de la sociedad. En otras palabras, es un presupuesto que plantea no solo un ajuste del gasto público, sino una regresividad preocupante en la asignación de esas erogaciones. Por otra parte, de la mano de la subestimación de la inflación, también los recursos están minimizados.

En definitiva, hay razones más que suficientes (y tiempo disponible) para reabrir el debate por este tema, aunque así se pongan de manifiesto muchas de las contradicciones del Gobierno Nacional. A pesar de los superávits gemelos, los récords permanentes de recaudación, la apropiación de los fondos de la Seguridad Social y la reestructuración de la deuda en 2005 (con quita del 70% incluida), hoy estamos, según nos dicen, frente a la posibilidad de un nuevo default. Los ciudadanos nos merecemos, por lo menos, una explicación.

Dr. Rogelio Frigerio.

Compartí esta noticia

 

 

 

Publicar El Pais Pyme
INFORMACION DE MERCADOS
 DIVISAS
  Compra Venta
  Dólar: 57,97 62,97
  Euro: 63,48 68,77
  Real: 13,94 15,71
  Fuente: Ámbito Financiero
  INFORMACION GENERAL DE
  MERCADOS