Home El Pais Pyme Contact El Pais Pyme QUIÉNES SOMOS I EDITORIALES I CARACTERIZACIÓN DE LAS REGIONES I PROYECTOS
Search El Pais Pyme
El Pais Pyme
Domingo 10 de Diciembre de 2017
Newsletter El Pais Pyme

Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme Publicidad El Pais Pyme

 Publicidad El Pais Pyme TURISMO   I   MAPAS DE INFRAESTRUCTURA VIAL Y FERROCARRIL   I   PRODUCCIONES REGIONALES

CARACTERIZACIÓN DE LAS REGIONES

LA REGION DEL NORDESTE ARGENTINO

INTRODUCCION

Cuando hablamos del NEA, lo hacemos sobre una región que representa el núcleo de la Región Crítica Argentina, que conforma el norte argentino, así definida por el PNUD en su informe sobre el desarrollo humano en la Argentina para el año 2005. Si bien el panorama general ha tenido mejoras sustanciales en algunos indicadores, la mayoría de los sectores económicos y sociales exhiben un pobre desempeño respecto del país y muy especialmente de la región central y más desarrollada.

Cuando se habla de regiones, resalta a la vista la falta de una política nacional que enfoque estrategias, planes y programas específicos hacia ellas. Desde el entramado económico y social que las conforma, debemos extraer para un primer análisis, la información que permita ubicar correctamente al NEA dentro de la economía nacional, definir sus características sociales y su raíz cultural, para avanzar en otros temas que resultan importantes para su desenvolvimiento. No pretendo aquí presentar un Plan de Trabajo para las regiones argentinas, pero sí esbozar los lineamientos sobre los cuales se deben profundizar los esfuerzos que lleve a la definición de un Plan Estratégico Regional que potencie las capacidades de las provincias en su conjunto y proyecte un crecimiento que atenúe los desequilibrios territoriales actuales y permita alcanzar índices de desarrollo humano acordes con las regiones centrales y desarrolladas del país.

Las potencialidades regionales se deben consolidar con la construcción de infraestructura básica: rutas, corredores de integración, obras hídricas, transporte, energía, gasoducto, puentes, ferrocarril, comunicaciones, infraestructura social y de servicios, que le otorguen mayor accesibilidad a las inversiones y permitan aumentar no solo la productividad por incorporación de tecnologías, sino la competitividad regional para acceder en mejores condiciones a los mercados nacionales e internacionales.

La región NEA tiene una identidad común, un origen que nos une y un destino que nos señala como el espacio territorial productor de alimentos del mundo, a partir de la especialización productiva, la innovación tecnológica y la capacitación de nuestros recursos humanos.

LA REORGANIZACIÓN

El ordenamiento territorial, salvando los graves desequilibrios existentes, impone necesariamente un concepto de "regionalización" donde las políticas, planes, programas, proyectos que se intente desarrollar en el ámbito nacional, tenga una planificación estratégica que permita focalizar las acciones en función de demandas económicas y sociales insatisfechas, la potencialidad de las regiones y las ventajas comparativas y competitivas que posean las provincias y regiones. La estrategia para el desarrollo de las regiones debe armonizar los intereses de las provincias según la posición que presenten en el contexto de su propia región y respecto de las demás regiones. La regionalización como hemos expresado, no es una cuestión formal, es una cuestión central en el análisis político, económico y social de la Argentina de hoy; es una cuestión estructural, donde el diseño del país por regiones permitirá federalizar el crecimiento.

La transformación económica requiere de un proyecto político, como propuesta de desarrollo, que saque esta cuestión de un territorio propio del campo del azar, para colocarlo en el campo de la certidumbre, en donde el desarrollo esté en manos de la sociedad.

La articulación de las políticas de crecimiento económico provincial, requiere la utilización de los instrumentos brindados por la planificación estratégica.

Esto implica un considerable esfuerzo de prospectiva y anticipación a efectos de que las acciones de gobierno preserven la máxima efectividad y eficiencia para alcanzar los objetivos trazados.

Asimismo, resulta necesario generar y fortalecer la capacidad de organización de la sociedad para originar una red institucional comprometida con el proceso de crecimiento económico, recuperando para el Estado el ejercicio de su rol de articulador de políticas de apoyo e inducción al desarrollo económico y social, concibiendo a este proceso como la reducción de la pobreza y la inequidad.

La postergación histórica en el desarrollo de la infraestructura económica básica que sufrieron la mayoría de las provincias del Norte Argentino, ha sido la principal causa de la existencia de los graves desequilibrios territoriales actuales y que impiden la formación de una Argentina integrada y equitativamente desarrollada.

La solución a las restricciones en el suministro energético con la realización de las obras de interconexión eléctrica NEA – NOA en 500 KV, red de 500 KV Bastiani – Formosa, y 220 KV Formosa - Clorinda, la falta de un gasoducto que provea a las únicas provincias no asistidas por gas natural en todo el país (Chaco, Corrientes, Formosa, Norte de Santa Fe y Misiones), las obras de mejoramiento y desarrollo de la estructura ferrovial regional, especialmente los corredores de exportación, el mejoramiento del corredor de la ruta 16, habiéndose concluido la ruta 81, la construcción de puentes ferroviales que nos conecten a la región Mercosur y la red norte del ferrocarril Belgrano Cargas, manejo de los recursos hídricos superficiales, redes de comunicaciones eficientes con cobertura en todo el territorio de la región, la agilización de las obras de dragado y balizamiento en la Hidrovía Paraguay – Paraná de Santa Fe hasta Puerto Cáceres, la terminación de obras complementarias en los puertos sobre la Hidrovía, la creación de líneas aéreas regionales, resultan en un primer análisis, de vital importancia para proyectar un desarrollo sustentable y sostenido de las economías regionales.

CARACTERÍSTICAS SOCIO ECONÓMICAS DE LA REGIÓN

El NEA tiene en el conjunto de las Provincias de Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones, el 10,42 % del territorio nacional (sin contar con Antártida e Islas del Atlántico Sur) y el 9,24% de su población, que se encuentra concentrada casi en un 50% en sus ciudades capitales, lo que provoca una baja densidad poblacional para el resto de sus territorios. Esta región tiene una tasa anual media de crecimiento poblacional del 17,25 por mil, contra una media nacional del 10,1%. Si consideramos que el NEA tiene el 71,3% de la población por debajo de la línea de pobreza, el 42% en indigencia y un 35% de hogares con NBI, este crecimiento vegetativo no se da con inclusión social, por lo que se profundiza la exclusión social en un efecto centrífugo de población hacia los grandes centros urbanos de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe principalmente, donde contribuyen a formar los cinturones periurbanos marginales. La exclusión social está arraigada en la población urbana pero sobre todo el rural que es la más numerosa del país (23,7%), presentando cuadros muy agudos de marginalidad, desnutrición y deterioro en la calidad de los recursos humanos. La esperanza de vida al nacer es para la región de un 71.35% contra el 73,8% medio del país y un 75,9 % de la ciudad de Buenos Aires. Si nos referimos a las tasas de empleo y desempleo, vemos como nuestra región ostenta la menor tasa actividad 37,6%, contra el 48,1% del Gran Buenos Aires o el 45,6 de la región pampeana por ejemplo. El empleo entonces se ubica en el 35,5 % contra un 43,8% y 41,8 % respectivamente. Si bien la desocupación que exhiben nuestras provincias son de las más bajas del país, 5,5% en desocupados y 5,1 en subocupados, contra el 9% y 8,9% del gran Buenos Aires y el 8,5% y 7,6% de la región pampeana tomadas para la comparación, hay que tener en cuenta el impacto que producen las obras públicas, especialmente la construcción de viviendas, es decir una actividad no sustentable en un país que tiene a la obra pública como variable de ajuste de las cuentas nacionales, como está sucediendo precisamente en este mes de Agosto, cuando se han demorado pagos por más de $ 5.000 millones a empresas contratistas para mejorar el perfil del superávit fiscal mensual. Respecto del desarrollo económico, las Provincias del NEA tienen territorios con muy bajo índice de accesibilidad, capacidad casi nula para captación de inversiones a través del mercado de capitales privados – solo el 1,3% de los depósitos bancarios y el 2,3% de los préstamos totales – porque las áreas no han resultado, hasta ahora, interesantes para la inversión productiva. Claro que se exhiben proyectos productivos más que importantes en provincias como Formosa, Misiones y Corrientes y en menor medida en Chaco, producto de la incorporación de tierras improductivas a la par del desarrollo de obras hídricas, rutas pavimentadas, comunicaciones y mejoramiento de la infraestructura social, viviendas, escuelas y hospitales principalmente. Cría de búfalos, cabras boer, pisicultura, apicultura, algodón de fibra larga, citricultura, forestación, hortícolas y frutas tropicales aparecen con fuerza en el escenario productivo regional, a al par de nuevos cultivos como el maní, espárragos, y otras especies de demanda internacional. Pero en términos generales, estas actividades se concentran en espacios territoriales reducidos, con poco efecto inductivo sobre el resto de la actividad económica y con escasa ocupación de mano de obra.

Mientras tanto, algunas Provincias como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, La Pampa y la ciudad de Buenos Aires, han desarrollado una estructura económica de buen tamaño, con marcada tendencia a participar en los circuitos internacionales de comercialización en forma competitiva, especialmente las 3 primeras. Contienen economías urbanas dotadas de un conjunto de servicios para apoyo de la producción, con un crecimiento demográfico sostenido.

Concentran el 67 % de la población, en casi un 30% del territorio, con una organización predominantemente urbana (entre 88 y 96%). Solo el 15% es rural a pesar de la fortaleza de su producción primaria. Concentran en conjunto el 75 % del PBI nacional.

Asimismo agrupa el 53% de las 500 grandes empresas del país, el 78,2% de las casas bancarias, el 88,8% de los préstamos bancarios y el 89,4 % de los depósitos. A pesar de ello, exhibe bolsones de pobreza e indigencia (27% de la población y 21,6 % de NBI).

De las 500 grandes empresas, 200 representan el 83 % del valor de la producción, el 84% del valor agregado y el 90 % de la utilidad. Esto habla a las claras que el resto de las regiones poco aporta al desarrollo nacional en valores económicos.

Las Provincias Patagónicas – Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del fuego – y las de Cuyo – Mendoza, San Juan y San Luis – asientan su fortaleza en la disponibilidad y explotación de rubros específicos de alto valor en el mercado nacional e internacional – ganadería ovina, lanas, manzanas, vitivinicultura, horticultura y otras – y la explotación de recurso naturales no renovables – petróleo, gas, energía hidroeléctrica – que resultan estratégicos para los procesos productivos y el funcionamiento de la actividad de todo el país. Tienen un buen nivel de desarrollo humano (0,566) semejante a la región pampeana.

La población rural es una de las más bajas del país (11,2%) pero de alta capacitación y especialización, aunque con ingresos muy bajos.

La región patagónica exhibe no obstante vastas extensiones de territorio no ocupado, alta concentración de capitales en los recursos mencionados, pero con baja transformación de producciones primarias. Tienen recursos económicos potenciales que no entran en el mercado.

La patagonia dispone solo del 2,5 % de los depósitos bancarios y el 3,3% de los créditos a la economía, movilizados por el 11% de las casa bancarias sobre el total del país.

Las provincias del NOA – Jujuy, Tucumán, Salta, Catamarca, y Santiago del Estero, presentan actualmente serias dificultades para competir con ventajas frente al cambio de la economía mundial y lograr una economía más diversificada. El IDH se encuentra 40% por debajo del promedio nacional.

El NOA tiene en conjunto el 69,4% de su población bajo la línea de pobreza y un 35% en condiciones de indigencia. Un alto % de población rural (21,5%) y de desocupación (13,2%)

Respecto del PBG, Buenos Aires representó el 32 % aproximadamente del total nacional, Capital Federal alcanzó el 25%, Córdoba 8,2% y Santa Fe el 8%.

Entre Ríos es la sexta provincia en niveles de PBG con el 2,3%, Misiones alcanzó el 1,4%, Chaco el 1,3%, Corrientes 1,25%, mientras que Formosa alcanza solo el 0,53% del total.

Si analizamos el Producto Per Cápita, las disparidades son elocuentes: Misiones, Jujuy, Salta, Corrientes, Chaco, Formosa y Santiago del Estero, no superan los $ 5.000, contra los $ 30.000 de Capital Federal, o los $ 25.700 de Tierra del Fuego y $ 16.550 de Santa Cruz, por citar los de más alto valor anual por habitante.

Este abismo de crecimiento no es fácil de revertir en el corto o mediano plazo. Se requiere de políticas de inversión que direccionen recursos hacia las regiones perimidas y políticas diferenciadas por jurisdicción que potencien sus habilidades para desarrollarse. Son los proyectos específicos de alto impacto quienes producirán un crecimiento no tendencial en la región.

ASPECTOS PRODUCTIVOS

Forestación

La región cuenta con 9.019.000 hectáreas de tierras forestales, el 30,50% del total del país, con 745.500 has de bosques rurales (36,8%) y 10.472.000 has de bosque nativo (33,2%), lo que habla a las claras de la importancia del recurso forestal y la industria maderera conexa, ya que exhibe polos de desarrollo maderero en especies nativas (maderas duras), con buena tecnología y desarrollo de nuevos diseños que les permite exportar a la Unión Europea y al Mercosur principalmente.

El NEA se caracteriza por disponer del mayor desarrollo forestal de bosques cultivados con una participación en el total nacional del 65% de la superficie según el promedio en los últimos 5 años. En el2004, las provincias de Misiones y Corrientes registran una superficie implantada de 788 mil hectáreas, distribuidas en proporciones similares entre ambas. Al analizar la evolución en los últimos diez años, se observa un sostenido crecimiento que acumula una variación de +93% respecto de 1995, alcanzando en el último año el nivel récord. Por otro lado la Región participa extensamente en la superficie de bosques nativos, principalmente en la Selva Misionera y en el Parque Chaqueño. Según los datos del Censo Agropecuario del 2002, cuenta con 6,2 millones de hectáreas de bosques y montes naturales, un 18% del total nacional. Dentro del NEA, las provincias con mayor superficie en bosques nativos son Formosa (39%) y Chaco (41%), luego Misiones (15%) y Corrientes (5%). La explotación de los bosques implantados consiste principalmente en la extracción de rollizos y postes. En el 2003 la Región del NEA realizó extracciones por 5,7 millones de toneladas, un +41% mas que el año anterior y el 73% de las extracciones del país. Misiones contribuye con el 90% de las extracciones del NEA principalmente de rollizos de pino y Corrientes con el 9% restante de rollizos de eucalipto y pino.

Producción agropecuaria regional

(Información de la SAGPYA año 2005)

La superficie agropecuaria en el NEA mostró un incremento del +6% respecto del Censo Agropecuario Nacional anterior. Por el contrario, la cantidad de explotaciones agropecuarias disminuyó un -18% entre censos.

La actividad agrícola se ha desarrollado notablemente sumando al proceso productivo 684 mil hectáreas adicionales entre las campañas 1994/95 y 2003/04. Este avance se explica por el aumento registrado principalmente en la superficie destinada a soja, trigo, girasol, maíz, arroz y sorgo.

El NEA localiza casi el 80% de la superficie sembrada en algodón del país. La provincia de Chaco es el área central de este cultivo con el 90% de la superficie de la Región y el 60% del país. La superficie destinada a este cultivo ha caído notablemente en los últimos diez años (-55%).

El cultivo de sorgo muestra un importante incremento en la última campaña. Mientras que desde comienzos de la década la superficie implantada se mantuvo relativamente estable, en la campaña 2004/05 se registró un incremento del 80% alcanzando las 79 mil hectáreas.

El tabaco representa uno de los cultivos intensivos más importantes del NEA abarcando una superficie de 36 mil hectáreas según la última campaña 2003/04, +2% superior al año anterior. Desde la campaña 2000/01 hasta la actualidad se observa una sostenida recuperación de la actividad, acumulando un aumento de +43% en la superficie sembrada.

La producción de cítricos en la Región presenta por segundo año consecutivo una caída en el volumen, alcanzando en el 2004 el menor valor desde el 2000.

El NEA se caracteriza por disponer del mayor desarrollo forestal de bosques cultivados con una participación del 65% en el total de la superficie nacional, según el promedio en los últimos 5 años. En el 2004, las provincias de Misiones y Corrientes registran una superficie implantada de 788 mil hectáreas, distribuidas en proporciones similares entre ambas.

La actividad ganadera en el NEA, según los datos de la Encuesta Nacional Agropecuaria, muestra una notable reducción de las existencias de ganado bovino en el período 1997-2002 que alcanza al -10%.

Al analizar la evolución de las exportaciones totales se observa a partir de 1995 un proceso de retracción que se extiende hasta el año 2002 (-39%), momento a partir del cual se revierte la tendencia.

Desde entonces y hasta el 2004 se registra una evidente recuperación de las exportaciones que en términos de valor muestran un incremento del +37%.

Dentro de los sectores que explican la recuperación de las exportaciones del NEA sobresale el rubro de "los productos de la madera, papel, cartón y manufacturas de la pasta celulósica", que pasó de 140 millones de dólares FOB en 1995 a 255 millones en el 2004; le sigue el "tabaco" que duplicó su valor exportado pasando de 30 millones de dólares en 1995 a 67 millones en 2004 y "las semillas y frutos de oleaginosos" que aumentaron de 14 a 50 millones de dólares. Asimismo, "las frutas frescas" sumaron 8 millones en ese período mientras que "los cereales" 5 millones de dólares y en menor medida, las exportaciones de "miel" que alcanzaron los 682 mil dólares. Por el contrario, el sector algodonero, a pesar de la mejora en las últimas campañas, representa el sector con mayor caída en las exportaciones, y muy ligado a éste el sector de "confecciones textiles" también muestra una considerable reducción del -60% entre 1995 y 2004. Por último, en el rubro de las infusiones mientras que el té muestra un aumento del +67% en volumen exportado, la yerba mate presenta una caída del – 25%, en el período 95-04.

Respecto de la producción ganadera, según datos del Censo Nacional Agropecuario 2002, la región del NEA cuenta con el 14% de las existencias ganaderas nacionales, esto es 9,5 millones de cabezas. El ganado bovino en la Región representa el 77% de las existencias, le siguen en importancia otras especies como el ovino con el 11% y los equinos, caprinos y porcinos con el 4% cada uno.

Estructura productiva

La Región del NEA abarca las provincias de Chaco, Corrientes, Misiones y Formosa. De acuerdo a los datos del último Censo Nacional Agropecuario del 2002 en la Región hay 70 mil explotaciones agropecuarias (EAPs) que ocupan una superficie de 20 millones de hectáreas. De este modo, el NEA representa el 21% de las explotaciones agropecuarias del país y el 11% de la superficie. Al analizar la evolución de estas cifras respecto del Censo Agropecuario anterior (1988), se observa una disminución en la cantidad de explotaciones totales, (-18%) y un incremento de la superficie agropecuaria (+6%). La provincia de Corrientes presenta una caída de -8 mil explotaciones, le sigue Chaco con -4 mil, luego Formosa con -2 mil y por último Misiones con -611. El 68% de esta disminución corresponde a explotaciones agropecuarias con límites definidos mientras que el 32% restante a EAPs sin límites definidos.

En cuanto a los datos observados según estrato de extensión para explotaciones con límites definidos, se observa que la reducción de 10 mil EAPs está concentrada en unidades con una superficie inferior a las 200 hectáreas y en menor medida, en las mayores a 25 mil. La variación intercensal muestra una reducción de -12.000 mil explotaciones de menos de 200 has y -38 de mas de 25 mil has. En tanto que aquellas con superficie entre 201 has y 25 mil, aumentan en +1.468 unidades.

En términos de la superficie ocupada, la disminución de las EAPs de los estratos inferiores significó una caída de 329 mil hectáreas, al tiempo que las explotaciones mayores a 200 has sumaron 1,4 millones de hectáreas.

Finalmente, en lo que se refiere al régimen de tenencia de la tierra, el 84% de la superficie de las EAPs es explotada por sus propietarios como propiedad personal o familiar, el 7% en forma de contratos de arrendamiento o aparcería, el 5% son ocupadas con o sin permiso y el 3% en otras formas sin discriminar.

Es notable el incremento respecto del censo anterior de la superficie explotada como arrendamiento (+33%) y propiedad personal (+11%), lo que equivale a +364 mil has y +1,6 millón de hectáreas respectivamente. Por el contrario la disminución de la superficie explotada como propiedad familiar o sucesión indivisa se redujo en un -51%.

El Segmento Exportador PyMEx Industrial

En el primer semestre de 2006 los envíos del sector industrial (MOA y MOI) representaron el 77% de las exportaciones PyMEx totales. Con un monto exportado de 1.384 millones de dólares, las ventas de las pequeñas y medianas empresas industriales mostraron un incremento del 17% respecto de igual periodo del año anterior.

Asimismo, cabe señalar que las ventas externas de productos industriales de este grupo de empresas representaron el 10% del total de los envíos industriales argentinos en este periodo.

Los principales productos exportados en este lapso fueron máquinas y aparatos mecánicos (24%), metales comunes (24%), frutas secas y congeladas (29%), productos de papel (28%), productos plásticos (30%) y vinos (44%). Los principales destinos de las exportaciones PyMEx de bienes manufacturados son Brasil, Chile y Estados Unidos.

Completado el año 2.006, Argentina sumó siete años consecutivos de superávit en su balanza comercial. El año pasado el saldo de la balanza se incrementó un 6,4% respecto de 2.005, alcanzando los U$S 12.410 millones, fruto, sobre todo, de una suba del 15,4% en las exportaciones totales.

Pero ese incremento no fue parejo para todo el país. De las 24 jurisdicciones, sólo nueve incrementaron sus exportaciones en mayor medida que el país: San Juan (136%), Catamarca (82%), Jujuy (38%), Corrientes (32%), Santa Cruz (29%), Tierra del Fuego (22%), Ciudad de Buenos Aires (20%), San Luis (19%) y Formosa (18%), según un informe de la consultora abeceb.com.

Por otra parte, cinco provincias exportaron menos que en 2.005: Santiago del Estero, con una caída en los niveles exportados del 15%, seguida por Chaco y La Rioja con -8%, La Pampa (-3%) y Río Negro (-1%).

Frente a 2.005, los 6 primeros puestos de exportaciones por provincia, en 2.006 no presentaron modificaciones. Buenos Aires continúa ubicada en el primer puesto exportador, con U$S 17.723 millones, concentrando el 38% de las ventas nacionales. Le sigue Santa Fe, con U$S 8.900 millones y Córdoba con U$S 4.794 millones.

Una de las provincias más destacadas fue San Juan, cuyas exportaciones totalizaron U$S 671 millones, escalando 5 posiciones en el ranking de provincias exportadoras.

En el otro extremo, Río Negro se ubicaba en 2.005 en el puesto 12, con exportaciones por U$S 419 millones, mientras que en 2.006 descendió 4 posiciones, con un nivel exportado de U$S 415 millones.

Si bien Catamarca sigue siendo el 5° exportador se acercaría mucho a la provincia inmediatamente superior, Chubut, ya que la diferencia se achicó de casi U$S 1.000 millones a poco más de 200 millones.

El 63% de las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI) fue efectuada por Buenos Aires, mientras que San Juan fue la provincia que mostró el mayor crecimiento en este rubro: 392,8%.

En cuanto a los principales sectores de exportación de las pymes manufactureras se destacan:

Región Pampeana: además del desempeño bonaerense, las exportaciones pymex se destacan en todos los sectores de la metalmecánica, especialmente en Córdoba y Santa Fe. También muestran especialización en cueros y calzados, químicos y plásticos, en ambos casos debido a la contribución de Buenos Aires. La Pampa, con valores inferiores al resto de la región, merece destacarse en su principal rubro de exportación: los frigoríficos.

Cuyo: dentro de esta zona, especialmente en Mendoza y San Juan, las exportaciones se encuentran muy concentradas en alimentos. Por su parte, la metalmecánica general (bombas, compresores, partes de aviones, equipos de elevación y maquinaria de uso general) y la construcción se ubican cerca del promedio.

NEA: el Nordeste se distingue por las exportaciones de madera y papel que realizan todas sus provincias, pero sobre todo Misiones. En menor proporción, el NEA también exporta alimentos.

NOA: las pymex del Noroeste venden mayormente alimentos, aunque las exportaciones de químicos y plásticos, y de textiles y vestimenta tienen cierta relevancia. Aquí se destacan Jujuy, La Rioja y, en menor medida, Tucumán.

Patagonia: es la región con más especialización por provincias. En Chubut, las exportaciones se concentran en el sector textil y vestimenta por el aporte de las lanas y algunos sintéticos. Por su parte, Neuquén se especializa en químicos; Río Negro y Santa Cruz, en alimentos, y Tierra del Fuego, en bienes de capital. En cuanto a los principales mercados de los pequeños y medianos exportadores de manufacturas, el Mercosur y el resto de los miembros de la Asociación Latinoamericana de Intercambio (ALADI) – Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela – asoman como los principales clientes para las regiones Pampeana y Cuyo, acaparando los dos destinos en forma conjunta más del 50% de las exportaciones.

En cambio, el principal cliente del NEA es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), que compra más del 45% de lo que esa región envía al exterior, sobre todo debido a las exportaciones de madera misionera.

Para el NOA y Patagonia, los mercados más atrayentes son el Mercosur y la Unión Europea (UE), que concentran el 60% de las ventas regionales. Salta y La Rioja suman más del 70% de las exportaciones pymes de esta zona. Finalmente Chubut y Tierra del Fuego, en la Patagonia, lideran las ventas a esos mismos mercados, mientras Santa Cruz muestra una fuerte presencia en la UE, especialmente por los productos pesqueros.

De estos datos estadísticos se desprende un panorama alentador: en los últimos 6 años hay más pymes que exportan manufacturas y su facturación es significativamente mayor. Sin embargo, también es un buen diagnóstico del largo camino que queda por recorrer; sobre todo en provincias históricamente más relegadas o aquellas que aún no dan indicios de haberse recuperado del último crac económico.

Las exportaciones siguen creciendo a un ritmo importante, a pesar de la crisis del campo y las dificultades presentadas en los últimos meses por causas endógenas – falta de estrategias sustentables para los diversos sectores económicos - y exógenas – caída de los precios internacionales de commodities y desconfianza hacia el país por parte de los mercados financieros. Pero aproximadamente el 91% de esos montos, es producido por las grandes empresas nacionales que representan el 5 % del total de empresas que exportan. Las micro y pequeñas empresas exportadoras, que representan el 41 % de las empresas manufactureras del sector externo, participan con el 1% de las exportaciones argentinas; es decir que la internacionalización de las PyMEs sigue siendo una tarea pendiente.

Es importante resaltar las diferencias de valores agregados según el tamaño de las empresas exportadoras: las micro y pequeñas tienen un precio medio de exportación por tonelada de U$S 900, para las empresas medianas éste valor es de U$S 700, y para las grandes empresas el precio por tonelada promedio es de U$S 290.

Las ventas de los grandes exportadores se concentran en 4 grandes grupos: pellets, grasas y aceites, cereales y petróleo crudo.

En cambio, 77% de los micro y pequeños exportadores venden manufacturas de origen industrial de diverso tipo. El 22,9% se dedica a máquinas, aparatos y materiales eléctricos, 6,9% vende textiles y confecciones y 6,6% productos químicos y conexos.

Como decimos, la internacionalización de las pymes también es una tarea pendiente en la región, que en el año 2004, recién recupera la pérdida de sus exportaciones producidas a partir del año 1995. El 95% de las exportaciones del NEA son de origen agropecuario y representan actualmente el 3% del total del país, lo que evidencia la escasa participación de las provincias en el total nacional. Misiones es la provincia de mayor aporte a las exportaciones regionales, en desmedro de las demás jurisdicciones. Las exportaciones de Formosa, representan el 0,05 % del total nacional, con el agravante de la escasa diversificación de los productos exportados. "manufacturas de madera", "tabaco sin elaborar", "pasta de madera papel y cartón para reciclar" y "papel, cartón y manufacturas de pasta celulósica".

Si analizamos el contexto regional, la inversión privada per cápita – período 2002 – 2004 – esta se ubica en valores cercanos a 28 millones de dólares, con el aporte de Misiones que alcanza valores de 81 millones contra 3 de Corrientes, 8 de Chaco, 9 de Formosa y 12 de Entre Ríos.

Las provincias de Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Neuquén y Catamarca, esta última por el desarrollo de proyectos mineros, exhiben valores superiores a 500 millones. Esto marca una gran desigualdad que provoca desequilibrios territoriales que impiden la integración espacial y económica.

POTENCIALIDADES

Señalamos a continuación las potencialidades productivas locales en el área agrícola-ganadera y manufacturera del NEA que se suman a la estructura actual de producción primaria en cada provincia:

Corrientes: vacunos orgánicos, búfalos para leche, vacunos para leche y quesos, frutilla, melón, tomate y pimiento bajo cubierta, mini-hortalizas, piscicultura, crianza de pacú y peces ornamentales, langosta de agua dulce.

Otras actividades: promoción del turismo de aventura. Formosa: búfalos, caprinos, frutas y hortalizas consumidas por comunidades asiáticas, apicultura, piscicultura, turismo de aventura.

Misiones: piscicultura, esencias aromáticas, maderas aserradas, productos industrializados de la madera.

Chaco: miel orgánica, palta, tuna, piscicultura, caprinos, carpinchos, ñandúes, algodón y ganado vacuno.

 

Publicar El Pais Pyme
INFORMACION DE MERCADOS
 DIVISAS
  Compra Venta
  Dólar: 17,240 17,640
  Euro: 20,350 21,430
  Real: 3,2918 3,2920
  Fuente: Ámbito Financiero
  INFORMACION GENERAL DE
  MERCADOS